domingo, agosto 12, 2012

Los hijos...


Los hijos son un regalo del Señor;
los frutos del vientre son nuestra recompensa. 
Los hijos que nos nacen en nuestra juventud
son como flechas en manos de un guerrero.  
¡Dichoso aquél que llena su aljaba
con muchas de estas flechas!
No tendrá de qué avergonzarse
cuando se defienda ante sus enemigos.
Salmo 127

miércoles, agosto 01, 2012

Alguien...

Alguien limpia la celda
de la tortura
que no quede la sangre
ni la amargura

alguien pone en los muros

el nombre de ella
ya no cabe en la noche
ninguna estrella

alguien limpia su rabia

con un consejo
y la deja brillante
como un espejo

alguien piensa hasta cuándo

alguien camina
suenan lejos las risas
una bocina
y un gallo que propone
su canto en hora
mientras sube la angustia
la voladora

alguien piensa en afuera

que allá no hay plazo
piensa en niños de vida
y en un abrazo

alguien quiso ser justo

no tuvo suerte
es difícil la lucha
contra la muerte

alguien limpia la celda

de la tortura
lava la sangre pero
no la amargura.

Mario Benedetti