domingo, agosto 12, 2012

Los hijos...


Los hijos son un regalo del Señor;
los frutos del vientre son nuestra recompensa. 
Los hijos que nos nacen en nuestra juventud
son como flechas en manos de un guerrero.  
¡Dichoso aquél que llena su aljaba
con muchas de estas flechas!
No tendrá de qué avergonzarse
cuando se defienda ante sus enemigos.
Salmo 127

1 comentario:

alberto dijo...

este mismo pasaje me lo dijo un pastor cuando nacio andres,y conmigo se cumplio,que bueno seria que nadie se avergonzara,y pueda ser ese guerrero que se menciona,besos a las tres,mama y papa.